Tiny Maria

María, una bendición y un milagro de Dios que trajo tanta alegría al mundo. Su mamá ya tenía tatuado en su brazo el nombre de alguien que todavía no existía, y hasta aparecía en sus sueños años antes de que naciera, como si fuera una señal. 

Hace dos semanas conocí a María, una bebé que le trasmite mucha amor y cariño a todos que pasan un tiempo con ella. Un lunes por la tarde, la casa estaba llena de familia y amigos, solo para poder pasar un rato con ella. La primera nieta de ambos lados, no habría duda que sería la niña más consentida.

Gracias a su familia por dejarme documentar a esta bebé tan bella. (Obrigada Renata!) Yo fui muy feliz estando esa tarde con ustedes y conociendo tantas historias de su familia!